El festival de Kanamara Matsuri se remonta al siglo XVII. Los juerguistas se visten de pene, comen dulces en forma de pene y crean penes de hierro gigantes que cargan por las calles de Kawasaki. Esto rinde homenaje a la leyenda de una mujer que tenía una vagina demoníaca con dientes que se comía los penes de los hombres, y permaneció invicta hasta que un herrero construyó un pene de metal que quebró los dientes del demonio.

tradición japonesa